Bilingual students in Meriden overcome challenges 

Los estudiantes de Meriden superan los retos

para español haga clic aquí


reporter photo

MERIDEN — Although Aldair Gaspar, 10, was born in the United States, he was raised in a home where Spanish was the primary language. 

The idea was for him to start learning English in school, a transition that can be challenging. But that wasn’t Gaspar’s only challenge as he also began having trouble with speech and hearing, something that made the situation even more difficult for him.

His mother, Rosibel Villatoro, said he just recently learned English.

The family lived in New Jersey prior to moving to Meriden in January.  

Gaspar said learning English was not easy.

“I got used to it now,” he said. 

“Now I can’t even keep him quiet,” Villatoro said jokingly.

Gaspar and his brother speak English to each other, but speak Spanish with their mother.

Villatoro’s husband knows English but she has not been able to learn much of the language. As a result, helping her children with homework can be a challenge.

Villatoro’s 8-year-old son, Jair Gaspar, has a similar story.

He said that when he started school his classmates spoke English, making him feel lonely.

“I didn’t even understand the teacher,” he said.

But he quickly picked up the language.

“It’s nice that now my friends can understand me, I didn’t want to be lonely,” he said.

The challenge now is he is starting to forget Spanish.

Meriden Public Schools’ program

Alicia Lorenzo teaches fifth grade at Meriden Public Schools. She is involved in a bilingual program that transitions students from their native language to English.

To ensure that students learn English, Lorenzo focuses first on helping them meet their social emotional needs, she said. She also places them in differentiated groups so that instruction is appropriate to each child’s needs. She uses Spanish as a bridge to teaching English.

The reward for Lorenzo is “watching the sparkle in their eyes when they have mastered something that gives them confidence and reassurance,” she said.

She also encourages students to maintain their native language as it is “an integral part of who they are.”

Other bilingual families

Kevelyn Karina De Diaz has two daughters in Meriden Public Schools. All three came to the U.S. from Guatemala three years ago, not knowing English.

Diaz said that once her daughters started school, they quickly picked up English.

She said her youngest daughter, who is 8, now knows the language well but becoming bilingual has been more difficult for her oldest daughter, who is 11.

Diaz said that for her daughters, the most challenging part is when they spend the summer in Guatemala because they tend to forget some of their English.

“They say ‘I prefer not to travel one year and stay here during vacations so I can learn more,’ ” Diaz said.

Being bilingual is an opportunity that will open doors for them in the future, Diaz added.

However, for now, she would like for her daughters to continue to focus on learning English.

Viviana Mariuxi Garcia Mesias and her three children moved from Ecuador to Meriden eight months ago.

They all came to the U.S. knowing some English. After some initial struggles, the children have adapted well.

“The first trimester was very difficult for him, he cried because he said he didn’t understand,” Garcia Mesias said of her 10-year-old.

Remote learning for periods during the pandemic didn’t help as much as in person classes, she explained.

For Garcia Mesias, the language barrier has also been a challenge for her. She realizes she needs to continue to improve her English if she wants to find good job opportunities. 

In Ecuador, she had an interior design business and worked in the public sector. In addition, she was involved with modeling and beauty pageants. 

ksantos@record-journal.com203-317-2364Twitter: @KarlaSantosNews


MERIDEN - Aldair Gaspar, de 10 años, nació en los Estados Unidos, pero se crió en un hogar donde el Español es el idioma primario.

La idea fue que aprendiera inglés en la escuela, algo que puede ser muy difícil. Ese no fue el único reto de Gaspar, ya que también comenzó a tener problemas con su habla y su audición, lo cual hizo esta situación aún más difícil para él.

Su madre, Rosibel Villatoro, dijo que él recientemente aprendió inglés.

La familia vivió en New Jersey antes de mudarse a Meriden en Enero.

Gaspar dijo que no fue fácil aprender Inglés.

“Ya me acostumbre,” él dijo.

“Ahora no lo puedo mantener callado,” ella dijo bromeando.

Gaspar y su hermano se hablan Inglés entre ellos, pero le hablan Español a su mamá.

El esposo de Villatoro sabe inglés pero ella no ha podido aprender mucho el idioma. Como resultado, es difícil para ella ayudar a sus hijos con sus tareas.

El hijo de 8 años de Villatoro, Jair Gaspar, tiene una historia similar.

El dijo que cuando empezó la escuela, sus compañeros de clase hablaban Inglés, haciéndolo sentirse solo.

“Ni entendía a mi maestra,” él dijo.

Pero pronto aprendió el lenguaje.

“Es muy bueno que ahora mis amigos me entienden, yo no quería sentirme solo,” dijo.

El problema ahora es que se le está olvidando el Español.

Programa de las Escuelas Públicas de Meriden

Alicia Lorenzo es maestra de quinto grado para las Escuelas Públicas de Meriden. Ella está envuelta con un programa bilingüe que le ayuda a los estudiantes a hacer la transición de su idioma de origen al Inglés.

Para asegurarse que los estudiantes aprendan Inglés, Lorenzo les ayuda a satisfacer sus necesidades socioemocionales primero, ella dijo. Ella también los incluye en diferentes grupos para que la instrucción sea apropiada a las necesidades específicas de cada niño. Ella utiliza el Español como vía para enseñar el Inglés. 

La recompensa para Lorenzo es “ver la chispa en sus ojos cuando dominan algo que le influye confianza y seguridad en ellos mismos,” ella dijo.

Ella también anima a los estudiantes a mantener su idioma de origen porque es “una parte integral de su identidad.”

Otras familias bilingües

Kevelyn Karina De Diaz tiene dos hijas en las Escuelas Públicas de Meriden. Las tres vinieron a los Estados Unidos de Guatemala hace tres años, sin conocer el Inglés.

Diaz dijo que sus hijas aprendieron el Inglés muy rápido cuando comenzaron la escuela.

Dijo que su hija menor, de 8 años, ya conoce bien el idioma pero el ser bilingüe ha sido más difícil para su hija mayor de 11 años.

Diaz dijo que para sus hijas, la parte más difícil es cuando pasan los veranos en Guatemala porque se les olvida un poco de su Inglés.

“Ellas dicen ‘Prefiero no viajar un año y quedarme aquí durante las vacaciones para poder aprender más,’” dijo Diaz.

Ser bilingüe es una oportunidad que les abrirá puertas a ellas en el futuro, añadió Diaz.

Pero, por ahora, quisiera que sus hijas continúen enfocadas en aprender Inglés.

Viviana Mariuxi Garcia Mesias y sus tres hijos se mudaron de Ecuador a Meriden hace ocho meses.

Todos vinieron a los Estados Unidos conociendo algo de inglés. Después de algunas dificultades iniciales, los niños se han adaptado bien.

“El primer trimestre fue muy difícil para él, el lloraba porque decía que no entendía,” Garcia Mesias dijo de su niño de 10 años.

Las clases virtuales durante los primeros meses de la pandemia no ayudaron tanto como las clases en persona, ella explicó.

Para Garcia Mesías, la barrera del lenguaje también ha sido una lucha. Ella sabe que tiene que continuar mejorando su Inglés si quiere conseguir buenas oportunidades de empleo.

En Ecuador, ella tenía su propia empresa de diseño de interiores y trabajó en el sector público. Adicionalmente, estuvo envuelta en el modelaje y en concursos de belleza.

Traducción por Lizandra Mejías-Salinas, Comunidad Hispana de Wallingford.


Advertisement

More From This Section

Advertisement